Galicia podría convertirse en líder de la adaptación de políticas regionales y locales al aumento de la población sénior

 

 

  • El envejecimiento de la población exige una estrategia de adaptación de todas las políticas públicas (educación, empleo, etc.) No debería limitarse a la contención del gasto social
  • Las nuevas generaciones de mayores serán más exigentes con las Administraciones y estarán más dispuestas a seguir contribuyendo a la sociedad más tiempo

 

El aumento de la población sénior es una oportunidad, no una carga

El Grupo Colmeiro desea aportar elementos ausentes a la discusión sobre el envejecimiento de la población. Este fenómeno, fundamentalmente un efecto positivo del aumento de la esperanza de vida, se enmarca solo como un problema público de contención del gasto, cuando constituye también una oportunidad de mejora de distintas políticas así como en general de la calidad de vida en sociedad.

La visión sobre envejecimiento hasta la fecha se ha limitado a la preocupación sobre la tensión en la financiación de programas de gasto como las pensiones, los servicios sociales y la sanidad. En consecuencia, las medidas reactivas en el diseño de políticas adoptadas se han centrado en la racionalización del gasto, fundamentalmente a través de la prevención del deterioro de los mayores, la extensión de la vida laboral, y la propia reducción de las prestaciones y beneficios sociales.

Teniendo en cuenta que una parte creciente de la población sénior goza de formación y experiencias vitales cada vez más diversas (estudios superiores, capital social, etc.) así como de buena salud durante un período de tiempo más prolongado, el Grupo Colmeiro desea subrayar la idea de que el aumento del número de personas mayores de 65 años es cada día más una oportunidad. La  contribución a la sociedad de estas personas, dentro y sobre todo más allá del mercado laboral, debe ser fomentada y facilitada.

 

Todas las políticas públicas deben ser adaptadas a los mayores

Las instituciones públicas están llamadas a adaptar sus políticas, todas y no solo las dirigidas a estos grupos etarios (determinados servicios sanitarios y sociales, etc.), a las necesidades de los distintos perfiles de mayores. Este cambio  debe realizarse con planificación e inteligencia y no de forma reactiva como hasta ahora. Es más, creemos que Galicia está en condiciones de aspirar a liderar la adaptación de las políticas públicas autonómicas y locales al protagonismo de  los mayores.

 

Estudios sociales y políticos desarrollados recientemente en nuestro entorno, como el análisis de actuaciones en materia de envejecimiento de la población en Galicia y Norte de Portugal, dirigido por la profesora de la USC Cristina Ares, en fase de publicación, destacan algunas fortalezas de nuestras políticas de envejecimiento activo, y apuntan ideas que podrían ser tenidas en cuenta a la hora de mejorarlas, como las siguientes:

  • El envejecimiento es un desafío colectivo y público; no un problema particular y privado de las personas de más de 55 años y sus familias.
  • Es preciso revisar el lenguaje oficial para desterrar palabras como mayor o envejecimiento, con las que casi nadie se identifica (mayor es solo el no activo, quien apenas participa en la sociedad).
  • Supresión de la discriminación asociada a la edad de todos los ámbitos y singularmente del mercado laboral.
  • Eliminación radical del paternalismo. El mayor es el protagonista. Todos los demás actores son secundarios y están para habilitar y potenciar nunca para dirigir o substituir.
  • Convendría apostar firmemente por fórmulas más participativas en el diseño de las distintas políticas (no solo de índole social). Los grupos etarios de más de 55 años deberían poder trasladar sus necesidades específicas y preferencias.
  • Resultaría positivo promover equipos de trabajo interdepartamentales y más interdisciplinares en las Administraciones.
  • La propia prevención de la dependencia debería adoptar un enfoque multidimensional, en el que ocuparían un lugar destacado la I+D+i en el ámbito de la gerontología y la geriatría, la promoción de mayores como mentores-tutores de trabajadores más jóvenes, y la profesionalización del asociacionismo de mayores.
  • Mejorar la adaptación de las medidas a los públicos objetivo concretos. Urge definir con más precisión los “clientes” de cada política o programa. Por ejemplo, las medidas de promoción del envejecimiento activo deben ajustarse a las características de cada generación y etapa de madurez (de 56 a 65 años, de 66 a 75 años, y mayores de 75 años).
Anuncios

2 respuestas a “Galicia podría convertirse en líder de la adaptación de políticas regionales y locales al aumento de la población sénior

  1. Las iniciativas del profesor Luis caramés son siempre interesantes. Con sus colaboradores Miguel Vázquez Taín, Javier Seijo, Antonio Grandío, a los que parece sumarse la politóloga Cristina Ares, entre otros

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s